Un ejemplo para los jóvenes jugadores




Como entrenador, monitor y educador tenemos el deber de ser un ejemplo para el grupo, somos los máximos responsables y debemos predicar con el ejemplo.

En fútbol base sobre todo, no le puedes pedir a tu grupo que se comporte de una manera mientras tú haces lo contrario. Los niños son “esponjas” y toman como ejemplo a sus educadores (que es una palabra que me encanta para definir a los monitores), por eso hay que ser muy cuidadoso con lo que se dice, se hace y con la forma de actuar.

Soy partidario de empezar en edades tempranas a inculcar el juego limpio y el respeto sobre el rival y árbitro, antes que jugadores se están formando personas, y éstos deben tener una educación deportiva basada en unos valores fundamentales que les valdrá para su futuro deportivo.

Para contribuir a una mejor educación deportiva, todos debemos aportar nuestro granito de arena, dirigentes, monitores, jugadores, familiares, árbitros, etc., y entre todos conseguir crear un mejor ambiente en los campos de fútbol donde los  jóvenes jugadores practican su deporte favorito con el único objetivo de disfrutar.

En Inglaterra existe una tradición tras los partidos, los jugadores saludan y aplauden a la afición contraria una vez terminado el partido, sea cual sea el resultado final. Es un claro ejemplo de respeto y agradecimiento mutuo. Tomemos ejemplos y actos que favorezcan el buen ambiente en los terrenos de juego, porque ser deportivos es la mejor forma de enseñar e inculcar los valores fundamentales del juego.

Sergio Mena, entrenador CD Guadiaro y coordinador Escuela de fútbol CD Guadiaro, entrenador Nacional de Fútbol UEFA PRO, apasionado del Fútbol Base y Fútbol en general.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.