Sergio Mena: “La llamada del San Roque es la recompensa al trabajo de tres años maravillosos en Guadiaro”




Hace ya más de 15 años, Sergio Mena corría detrás del balón en este campo de La Unión, en Guadiaro, que hoy nos recibe con las puertas abiertas. Ahora, aquel niño que soñaba corriendo detrás de un balón, se despide del club guadiareño después de escribir, como entrenador, la página más dorada de su historia.

Lo hace para volver a otra casa de la que también se siente parte. El CD San Roque será el próximo destino de un Sergio Mena que ve así recompensado el esfuerzo y el sacrificio de tres exitosas temporadas en el equipo del Valle del Guadiaro.

El CD Guadiaro, con Sergio Mena al mando del primer equipo desde hace tres temporadas, ha conseguido lo que parecía muy lejano cuando el técnico sanroqueño cogió el equipo en Cuarta Andaluza. Un histórico ascenso a Primera Andaluza que cierra un círculo perfecto para este ambicioso entrenador y que, a su entender, supone el fin de una etapa y el inicio de un nuevo ciclo tanto o más prometedor que este. La Tercera División espera a un entrenador ambicioso cuya ética de trabajo no entiende de descansos.

Nos sentamos, por última vez, con Sergio Mena en el banquillo local del CD Guadiaro, donde se ha fraguado este éxito. A pesar de su juventud, su trayectoria nos lleva desde aquí hasta San Roque, donde logró hacerse un nombre como entrenador de categorías inferiores, de vuelta aquí, al club que lo vio crecer, y de nuevo al Manolo Mesa, donde debutará la próxima temporada como técnico rojillo.

¿Cómo has recibido la noticia de tu fichaje por el CD San Roque?

Con mucha ilusión y muchas ganas de afrontar este nuevo reto. Me entusiasma mucho la idea de volver al equipo en el que empecé a entrenar categorías inferiores. Soy socio abonado del San Roque desde hace mucho tiempo, es un club que conozco bien, y para mí es importante volver a entrenar en mi pueblo.

¿Qué supone para ti, a nivel personal, este cambio?

Es la recompensa al trabajo realizado en Guadiaro, club al que quiero agradecer la confianza depositada en mí durante estos últimos años. Tenía intención de seguir progresando como entrenador, y fruto de ello viene la llamada del San Roque. Estoy muy agradecido a toda la familia del Guadiaro, tanto al pueblo como a los jugadores, directivos y cuerpo técnico. Todos ellos me han ayudado a crecer como entrenador. Pero si hay una persona especial para mí fue, sin duda, mi abuelo. Jamás se perdió un partido de mi época como jugador. Fue siempre mi mayor seguidor y la persona que más influencia tuvo en mi trayectoria, así que estos ascensos conseguidos en Guadiaro me gustaría dedicárselos a él que desde el cielo seguro que sigue apoyándome.

De Guadiaro me llevo el montón de amigos que he conocido y lo que he aprendido de todos y cada uno de los jugadores

¿Cuáles son los objetivos para esta nueva etapa?

En principio voy a reunirme con los jugadores que han acabado la temporada para intentar consolidar la base del año pasado. Para el cuerpo técnico nos faltan dos incorporaciones. En el caso de los jugadores que vengan, a pesar de que no podemos competir con otros clubs a nivel presupuestario, sí tenemos para ofrecerles la ilusión de jugar en un equipo que, como se ha demostrado, en muchas ocasiones significa un trampolín de cara a categorías superiores. Queremos hacer una plantilla competitiva porque sabemos que esta es una división complicada. El objetivo será, como estos últimos años, el de mantener la plaza, pero no será fácil.

¿Cómo va a ser el San Roque de Sergio Mena?

Las características del equipo irán en función de las características de los jugadores, y por eso tenemos por delante un duro trabajo de renovación y fichajes. Quiero que mi equipo sea sólido atrás, que presione bien y que tenga las ideas muy claras en ataque.

mena3Volviendo al Guadiaro, ¿cómo de largo ha sido este camino hasta la Primera Andaluza?

Cuando me presentaron el proyecto me encantó, porque en ese momento lo que quería era coger experiencia y trabajar en un equipo sénior. Hicimos un planteamiento con la mayoría de jugadores de la zona, complementándolo con algunos de fuera que aportaban un salto de calidad al equipo. Al principio nos costó un poco adaptarnos a la categoría. Pero la llegada de Nico Bezares, Juanjo Reyes y Polaco supuso un antes y un después. Eran refuerzos muy buenos que nos hicieron dar un salto de calidad. Desde entonces hemos ido dando pasos adelante y hemos culminado con un ascenso a Primera Andaluza, que es un trabajo de tres años.

Habéis acabado cuartos con 52 puntos y un balance de 16 ganados, 12 perdidos y 4 empates. Pero sobre todo, un ascenso histórico. ¿Cómo valoras en líneas generales la temporada?

Al terminar la temporada y hacer un balance general, estamos muy orgullosos porque hemos cumplido los objetivos. Nosotros nos pusimos como meta intentar entrar entre los ocho primeros, lo que nos daba el ascenso a la Primera Andaluza. Hemos quedado cuartos, aunque es cierto que empezamos muy bien, ganando los ocho primeros partidos, y hemos ido de más a menos, por muchos motivos, pero el balance general es bastante bueno. Estamos muy satisfechos con el rendimiento y el trabajo que hemos hecho. La temporada ha sido muy dura.

Cuando tienes pasión por algo, lo haces sin pedir nada a cambio

¿Cómo valoras el apoyo recibido? ¿Cómo se ha portado la afición?

Desde que empezamos el primer año en Cuarta Andaluza, se ha demostrado que esta es una de las mejores aficiones de la provincia. Siempre nos ha apoyado, incluso esta temporada que hemos jugado siete u ocho partidos en San Roque, llenando el Manolo Mesa. Eso lo hacen pocos equipos. Estamos hartos de visitar campos de esta categoría que va poca gente. Pero aquí han estado con nosotros desde el principio y eso también es uno de los éxitos del equipo.

Habéis sido séptimos en goles a favor, quintos en diferencia goleadora pero segundos en goles en contra. ¿Ha estado en la faceta defensiva la clave del éxito de la temporada?

Sí, sobre todo en las primeras jornadas, en las que encajamos muy pocos goles. La defensa empieza desde arriba, desde el primer delantero, que es el que tiene que presionar. En estas categorías es clave mantener la portería a 0, porque arriba hemos tenido jugadores con bastante calidad. Encajar pocos goles a lo largo de la temporada ha sido uno de los éxitos de este equipo.

La afición del CD Guadiaro ha demostrado ser una de las mejores de toda la provincia

¿Qué ha supuesto para el club y para el equipo este ascenso?

Es la primera vez en la historia que el Guadiaro va a militar en Primera Andaluza. Para nosotros es un hecho histórico y hemos conseguido que la cantera se identifique con el primer equipo, que los chavales acudan al campo y tengan la ilusión de jugar con el sénior. Este año han debutado tres juveniles y para nosotros es muy importante de cara al trabajo de cantera.

¿Y para ti, qué ha significado a nivel personal?

Ha sido especial. Los ascensos cada año son más complicados. Trebujena, Jédula, Tesorillo o Jerez Deportivo han sido este año equipos muy fuertes. Por esta razón, estar entre los cuatro primeros ha mena7sido un gran éxito. Aquí en Guadiaro he vivido mi primera experiencia en sénior y he tenido la suerte de tener buenos jugadores y contar con un buen director deportivo, además de con una plantilla súper implicada y muy integrada en el club. Entre todos me han facilitado mucho las cosas.

¿Qué ha sido lo más complicado de este ascenso?

Desde el principio ha sido todo muy complicado. No comenzamos a jugar ni a entrenar en La Unión hasta el 8 de diciembre. Estuvimos cuatro meses entrenando en el campo de San Enrique y jugando en Manolo Mesa. Fue un pequeño obstáculo a la hora de planificar todo, pero nos hizo más fuertes. Por otra parte, en la segunda vuelta se nos hizo muy difícil ganar fuera de casa.

¿Qué significó para el vestuario la llegada de Bezares?

Tanto a nivel emocional como deportivo, su llegada supuso muchísimo para el grupo. Todos lo seguíamos cuando jugaba en categorías superiores, y para los más jóvenes es un ejemplo a seguir, por su comportamiento, actitud y entrega en los entrenamientos. Nos ha dado mucho en el vestuario, por su forma de sentirse líder, y también en el campo, donde ha cumplido a la perfección en cualquier posición que lo hayamos puesto y ha hecho mejores a sus compañeros.

¿Por qué decides abandonar el equipo?

Es una decisión meditada desde hace un par de meses. Mi etapa como entrenador aquí, después de tres años, ha llegado a su fin. Creo que es la mejor opción, tanto para el Guadiaro como para mí. Ahora es momento de entrenador que motive a la plantilla de diferente forma, con otra metodología de trabajo. Para mí han sido tres años magníficos y estoy muy agradecido al Guadiaro.

Un entrenador lo es las 24 horas del día

¿Qué te llevas de esta etapa en el CD Guadiaro?

Me llevo el montón de amigos que he conocido y lo que he aprendido de todos y cada uno de los jugadores, que me han demostrado mucho durante estos tres años. He tenido el placer y orgullo de entrenar jugadores de superior categoría, como Juanjo Bezares, Nico Bezares, Fiera, Marcos Godino, Luis Arenas, Juanjo Reyes, Álvaro, etc. Han demostrado muchos valores y me han enseñado mucho en este tiempo.

¿Cómo se gestionan los roles y los egos en un equipo amateur?

El entrenador siempre tiene que ser un líder. Tiene que haber respeto y comunicación. En Guadiaro he tenido la suerte de contar con un cuerpo técnico estupendo, y Javi Godino como segundo entrenador ha hecho una labor de hablar con los jugadores fantástica. Juegan 11 y el que está en el banquillo o se queda fuera de convocatoria no siempre lo asume bien. Pero siempre hay que intentar dar a los futbolistas el sitio que se merecen, porque al final de la temporada tienes que tener a los 22 futbolistas a tope para conseguir el objetivo que te propones. Eso lo hemos gestionado muy bien y estamos muy satisfechos.

mena2

¿Crees que hay una edad a partir de la cual un deportista no puede mejorar? Hay entrenadores que no creen en el trabajo de técnica individual a partir de categoría sénior.

El futbolista nunca termina de aprender y de progresar. Hay aspectos en los que puede tener el techo un poco más bajo. El trabajo del entrenador es el de intentar de sacar lo mejor de cada jugador. El futbolista nunca lo aprende todo, siempre está en constante evolución, tanto en el aspecto técnico como en el táctico. En Guadiaro hemos coincidido con una serie de futbolistas técnicamente muy buenos, pero siempre hay margen de mejora para todos.

¿Cómo es Sergio Mena en el plano corto?

Soy una persona abierta, alegre y muy amigo de mis amigos. Me gusta pasar rato con mis ellos y con la familia. También soy algo tímido, aunque cuando tengo confianza me abro más.

¿Eres de los que piensa 24 horas en fútbol?

Sí, un entrenador lo es las 24 horas. Estoy pensando constantemente en intentar mejorar, especialmente en las derrotas. Ahí es cuando más reflexiono, sobre los problemas, la planificación de la próxima semana, el próximo partido, qué le pasa al futbolista que no ha rendido al nivel.

El CD Guadiaro encontrará en mí un socio abonado durante muchos años

¿De dónde surge tu interés por el fútbol? ¿Cuáles son tus primeros recuerdos en este mundo?

Desde prácticamente que nací siempre he estado jugando al fútbol. Somos tres hermanos y aunque a los tres nos gusta, yo he sido el único que ha jugado. Llegué a jugar en la Real Balompédica Linense juvenil en categoría Nacional. Después jugué en San Roque. No conozco una temporada sin estar entrenando o jugando. Mi vida siempre ha estado ligada al fútbol.

¿En qué momento decides que quieres dedicarte a entrenar?

Mi última temporada en el CD San Roque tenía 28 años y ya no me veía motivado para seguir jugando. Cuando lo dejé, empecé a entrenar a los alevines. Como me gusta aprender y progresar, fui sacándome niveles a medida que seguía entrenando, y hasta ahora, que vuelvo al club de mi pueblo.

¿Cómo es la vida de un entrenador de fútbol amateur? ¿Están lo suficientemente recompensados el esfuerzo y las horas invertidas?

mena5Los que estamos aquí es por pasión. Cuando tienes pasión por algo, lo haces sin pedir nada a cambio. Si te llega algún incentivo económico o deportivo, bienvenidos sean. Pero en estos casos se sufre mucho en la derrota y se disfruta poco en la victoria. Las derrotas son muy duras. Para mí, lo más importante es el compromiso y la actitud de los futbolistas, porque para ellos también es muy complicado compaginar la vida personal con la deportiva. La vida de un jugador amateur en estas categorías es de valorar. Por eso es tan importante que se sienta a gusto en el club, y aquí por suerte ha existido siempre la unión entre directiva, jugadores y afición.

En tu caso, que has pasado tanto por el fútbol de formación como por un equipo sénior, ¿existe mucha diferencia?

Sí, hay mucha diferencia. El entrenador de fútbol base tiene que gestionar, formar, educar, y además centrarse mucho en el aspecto técnico. En juvenil y cadete, gestionar un grupo es más complicado porque los niños tienen los egos todavía subidos. No veo el mismo compromiso en esa edad que en sénior.

Tanto a nivel emocional como deportivo, la llegada de Bezares supuso muchísimo para el grupo

¿Cuánto influyen los padres en el trabajo de un entrenador de fútbol base? ¿Y cómo se puede mediar ante el típico caso de padre entrenador?

Para mí lo más importante es tener comunicación con los padres y, a través de reuniones, dejarles muy claro cuáles son los objetivos deportivos del equipo. El padre lo que quiere es que su hijo meta tres goles y gane el partido. Pero el entrenador igual está buscando otros objetivos, y eso lo tienen que tener claro los padres. En ocasiones priman demasiado las victorias antes que la formación, y eso provoca que en la grada haya peleas que son muy perjudiciales para los niños. Primero tiene que haber una directiva que deje bien claro al entrenador cuáles son los objetivos. Deberíamos empezar por educar a los padres, pero también nosotros, los entrenadores, deberíamos recibir más formación por parte de la Federación.

Volviendo al fútbol en categoría sénior, ¿cuánta diferencia hay entre el fútbol profesional y el amateur? A veces parecen dos deportes completamente diferente, no por la faceta deportiva, sino por todo lo que les rodea.

En el fútbol profesional, los grandes equipos tienen una ventaja muy grande con respecto al resto. Hay un negocio muy grande detrás, sobre todo por parte de las televisiones, la publicidad y los representantes. Yo creo que el fútbol amateur en ese aspecto está más limpio, no hay tantos intereses por medio.

mena6

¿Cómo se le explica a un ciudadano que un futbolista cobre millones mientras vemos en la televisión los problemas del paro, los desahucios, etc.?

Es difícil de explicar. Son cifras astronómicas que no se entienden en una situación como la que se está viviendo. Pero el fútbol se ha convertido casi en una religión, especialmente en España. Es una pena porque muchos deportes se están quedando atrás.

Deberíamos educar a los padres, pero también nosotros, los entrenadores, deberíamos recibir más formación por parte de la Federación

¿Qué te parecen a ti personalmente estos sueldos?

La realidad de España es completamente diferente. Con una crisis como la que tenemos, que haya jugadores cobrando 10 o 12 millones de euros, es totalmente incomprensible. Quizá el gobierno tenga que tomar cartas en el asunto, pero se mueve tanto dinero y hay tantos intereses por medio que es difícil mediar.

Por último, tras tu marcha, ¿qué mensaje le quieres transmitir a la afición y a los miembros del club?

Quiero desearles mucha suerte en el futuro. Espero que sigan trabajando como hasta ahora y que sepan que aquí tienen  un socio abonado más del CD Guadiaro durante muchos años.

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. Sergio Mena, en su presentación: “Lo único que prometo es trabajo y esfuerzo” – SANRÓPOLIS

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.