Raúl, un niño con autismo




El pasado 2 de abril fue el día mundial para concienciar sobre el autismo. Día declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, para poner en relieve la necesidad de mejorar la calidad de vida de los niños y adultos autistas, para que puedan tener una vida digna y plena.

Debido a la escasa formación profesional, a la poca inserción laboral y a una discriminación generalizada, existe casi un 80% de los adultos con autismo en situación de desempleo. Los datos son muy significativos, 1 de cada 70 personas tienen este trastorno, por ello la sociedad debe tomar conciencia, e incluir a las personas con autismo, porque estamos obligados a cambiar las cosas que se pueden cambiar.

Para las familias, recibir un diagnóstico de este tipo es un proceso muy duro, y una de las primeras cosas que deben hacer es formarse en autismo y hacer equipo con los profesionales que van a llevar a cabo la terapia desde el principio.

La terapia es fundamental en este trastorno del desarrollo. Importante: No se les debe poner límites en su evolución Eso sí, se necesita mucho trabajo, mucha estimulación y sobre todo mucha paciencia.

Desde algunas asociaciones se está trabajando intensamente para incluir a los niños y no aislarlos, ya que deben vivir, crecer y aprender dentro de colegios ordinarios, pero en clases especiales. Uno de los programas de inclusión es el denominado “Patios dinámicos” en el que los profesores aprovechan el tiempo de recreo para hacer juegos con todos los niños que así lo deseen. Además, el resto de niños va a normalizar el proceso desde la infancia.

Yo apuesto plenamente por esta inclusión y os animo a que os descarguéis la App “Bruno y Pumballo” donde encontraréis “El Concierto”, un cuento en el que uno de sus protagonistas, Raúl, nos demuestra que sus dificultades no son un impedimento para convivir y realizar actividades con otros niños.

Es importante que todos conozcamos cómo son y cómo piensan y entienden, y así, que cada uno pueda ayudarlos en la medida de sus posibilidades. Son pensadores visuales, es decir, se pueden organizar con imágenes, por lo que ante una situación desconocida para ellos, si les mostramos imágenes que puedan entender, les hará sentirse más tranquilos. Son cariñosos y sensibles, aunque lo demuestran de una manera diferente. En definitiva, son especiales, por ello es importantísimo crear conciencia en los colegios para evitar el acoso escolar del que pueden ser víctimas debido a la ignorancia.

Además, por último quiero señalar otra de las cosas importantes, existe una tendencia cada vez mayor a decir personas con autismo, en vez de autistas. Esto es fundamental, ya que esta frase protege los derechos y la dignidad, porque ante todo son personas con necesidades y deseos.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.