Preadolescentes… ¡¡¡Socorro!!!




Todos hablamos de la infancia y de la adolescencia, ¿pero qué pasa con los preadolescentes? Los preadolescentes ocupan la etapa entre 10 y 13 años, el paso de la niñez a la adolescencia.

El niño experimenta cambios biológicos y sociales, así como transformaciones cognitivas que le permitirán enfrentarse a tareas intelectuales propias de un adulto.

Durante esta etapa, los niños van a confiar más en sus amigos e incluso le ocultan a sus padres sus pensamientos. La relación con los padres se vuelve algo contradictoria, ya que por un lado tienen un comportamiento infantil, donde el juego mantiene su importancia y por otro, hay indicios de esa independencia característica de la siguiente etapa evolutiva, la adolescencia.

Los preadolescentes tienen unas características que a los padres no les deben pillar por sorpresa:

  • Son muy apasionados a la hora de defender sus intereses.
  • Comienzan a desligarse de los padres.
  • Experimentan la sensación de pertenecer a un grupo y además lo necesitan.
  • Empiezan los primeros conflictos con las figuras de autoridad.
  • Las relaciones de amistad producen gran satisfacción.
  • Desajuste de la imagen corporal, produciendo en algunos casos insatisfacción.

Ante todos estos cambios, los padres tienen que mantener el control y:

  • Mostrar competencias emocionales adecuadas, ya que los chicos aprenden a regular sus emociones observando las actuaciones de sus padres.
  • Enseñarles a ser abiertos y expresar los sentimientos.
  • Evitar los juegos de poder.
  • Ser sinceros con ellos.
  • Comprender sus temores y sus dudas.
  • Y sobre todo, mucha, pero que mucha paciencia.

La preadolescencia es solo el comienzo de un largo proceso que dará como resultado una persona madura tanto física como emocional. Paciencia…

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.