Manuel Jaén: “Siento Carteia como algo mío, mi corazón y mi cabeza están aquí”




Sanrópolis visita esta semana el enclave arqueológico de Carteia para conocer a una de las personas que, junto a su equipo, hacen posible la conservación de este lugar tan significativo para San Roque. Nos referimos a Manuel Jaén. Natural de Puerto Real, llegó a este paraje un año después de que se abriera en 2002 para comenzar unas labores duras y conseguir mantener este gran patrimonio. En la actualidad es director de Carteia desde 2010, por lo que a sus labores de restauración ha añadido las de gestionar el lugar.

Pregunta: ¿Cómo llegó a San Roque?

DSC09173 (FILEminimizer)

Respuesta: Llegué de mano de la conservación. Me llamaron un día para ver Carteia, que yo no la había visto nunca. Cuando llegué me quedé asombrado de la dimensión y de todo, en general. Tenía un trabajo encomendado que era planificar y proyectar la conservación de los restos arqueológicos. Al principio, era un sitio que prácticamente llevaba muy poco tiempo abierto, desde 2001 y yo llegué a principio de 2002. Había mucho trabajo por hacer. Muros destruidos, caídos, perfiles estatigráficos derruidos, el panorama era asolador. Además, te cohibía un poco por la cantidad de trabajo que había que hacer. Había que planificarlo muy bien y es lo que hemos estado haciendo desde ese tiempo hasta ahora.

P: Estudió Bellas Artes en Sevilla

R: Sí, y me especialicé en conservación y restauración. Eso era el año 90, antes de la Expo y tuve la suerte de terminar la carrera en julio y en septiembre empezar a trabajar. Estuve en el antiguo Hospital de las Cinco llagas de Sevilla, lo que es ahora mismo la sede del Parlamento de Andalucía. Allí tuve mi primer contacto con la piedra, porque me tocó restaurar la portada de lo que es ahora el salón de plenos del Parlamento. Un primer contacto que fui desarrollando hasta hoy, no sabía que la piedra me fuera a perseguir toda mi vida.

“No sabía que la piedra me fuera a perseguir toda mi vida”

P: ¿ Y por qué Bellas Artes?

DSC09164 (FILEminimizer)

R: Porque lo llevaba dentro desde chiquitito. Mi primer cuadro al óleo pintado está fechado en el 78, cuando tenía 10 años. Mis padres me regalaron una cajita de óleo en los Reyes y ese mismo enero hice mi primer cuadro. He pintado desde pequeño, eso se lleva dentro. Luego te perfeccionas, adquieres destreza, etc. Tuve la suerte de estudiar Bellas Artes, y eso es muy importante, porque es fundamental hacer lo que realmente te gusta, y si después puedes ejercer la profesión, pues el doble de importante. Tengo la suerte de haber estudiado algo que me apasiona y dedicarme a ello. Lo que hago me encanta, disfruto mucho con mi trabajo.

P: Sin embargo, estuvo a punto de decantarse por la Biología.

R: Sí, yo iba para biólogo. No soy muy de letras, soy más de ciencias. Dentro de Bellas Artes había cuatro especialidades: Pintura, Escultura, Diseño y Restauración. Pintor lo era desde pequeño; ser escultor es demasiado pringoso; el diseño de antes era diseñar cajas de galletas. Como Sevilla se estaba restaurando entera para la Expo, pensé que la restauración era la mejor salida y acerté. Soy el mayor de cuatro hermanos y supuso un desembolso económico muy grande para mi familia mandarme a estudiar a la capital andaluza. Pensé que tenía que decantarme por una especialidad en la que pudiera trabajar de inmediato. Además, descubrí que en la restauración se mezclan mis pasiones: la ciencia y el arte. Y es que hay que medir niveles, investigar, etc. Fue la mejor elección.

“En la restauración se mezclan mis dos pasiones:  la ciencia y el arte”

DSC09171 (FILEminimizer)P: Además de la restauración, ¿qué otras cosas le gusta hacer?

R: No paro de hacer cosas. Para mí el día debería tener 30 horas en vez de 24, porque no me da tiempo de la cantidad de cosas que tengo que hacer o que me gusta hacer. La parte creativa que llevo dentro la tengo que sacar de alguna manera. Ya no me dedico a la pintura, como pintor estoy en excedencia, pero me gusta el diseño gráfico, la fotografía, compongo música, la edición de vídeos, todo este tipo de cosas. Son otro tipo de manifestaciones artísticas. Cosas que necesito hacer a diario.

P: Estuvo dos años en Sudamérica. ¿Cómo fue esa experiencia?

R: Hay un punto crucial en mi carrera que es cuando me voy a trabajar a Quito, capital de Ecuador. Estuve en la cordillera de los Andes, a tres mil metros de altura, rodeado de volcanes. Tuve la oportunidad de irme a trabajar a la Fundación Guayasamín, de un pintor muy famoso de aquel país, Oswaldo Guayasamín, que era considerado el Picasso de América. Una persona muy importante, y tenía esa fundación con tres museos: uno de arte contemporáneo, uno de arte colonial y un museo arqueológico. En este último había más de 3.000 piezas de arte precolombino. En principio fui por dos meses, pero estuve dos años. Allí monté y dirigí el departamento de conservación de obras de arte y también trabajé de conservador jefe de los tres museos. Tuve un contacto muy directo con la arqueología, lo que me marcó para mi futuro.

“Hay un punto crucial en mi carrera que es cuando me voy a trabajar a Quito, capital de Ecuador”

P: ¿Por qué decidió irse allí?

DSC09177 (FILEminimizer)

R: Porque conocí a Guayasamín en Puerto Real, y al cabo del año lo volví a ver y le propuse irme con él. Me acogió con los brazos abiertos. Me encantó aquello, creamos una bonita amistad y le propuse ampliar allí el taller de restauración que había. Necesitaban algo más fuerte. Lo considero mi maestro, era un pintor muy prolífico, pero no era amigo de que nadie lo viera pintar. Yo tuve esa suerte de compartir con él sus obras. En una hora viendo pintar a ese hombre, aprendía muchísimo. Me lo iba explicando todo, cosas que nadie te enseña en la facultad.

P: Fue su primer contacto con la Arqueología.

R: Sí. Allí había piezas de un valor incalculable y piezas que desconocíamos. Lo que nos suelen enseñar son los mayas, los incas, los aztecas, pero el inca llegó prácticamente tres días antes que Colón. Allí hay culturas de 5 y 6 mil años de antigüedad, fue un descubrimiento, todo era nuevo. También muy importante para mi carrera, porque aprendí mucho más viendo pintar a mi maestro, Oswaldo Guayasamín, que lo que realmente aprendí en la facultad. Tuve la oportunidad de entrar en contacto con mucha gente importante:  artistas, intelectuales, políticos, diplomáticos. Me codeaba con gente que me enriquecía muchísimo, y sobre todo aprender, un aprendizaje diario de una cultura que no conocía.

“Aprendí mucho más viendo pintar a mi maestro, Oswaldo Guayasamín, que lo que realmente aprendí en la facultad”

P: ¿Le sorprendió?

DSC09167 (FILEminimizer)

R: Muchísimo. Aquello era maravilloso, una cultura totalmente diferente a la nuestra y fue una experiencia muy enriquecedora. Fueron dos años muy intensos, porque realmente no es el tiempo que estás, sino lo que sucede en ese tiempo. De ahí me fui a Cuba, colaborando con la rehabilitación de la Habana vieja, y después volví a España.

P: ¿Qué significa Carteia para San Roque?

R: Es uno de los activos culturales más importantes de la comarca, no sólo para San Roque. Y para este municipio es un enclave importantísimo donde está erradicada toda la historia. Es un espejo en el que puedes ver el paso de todas las civilizaciones, desde los fenicios, hace casi tres mil años, hasta nuestros días.

“Carteia es uno de los activos culturales más importantes de la comarca”

P: ¿Qué es lo más importante de este enclave?

R: Bueno, en dimensiones puede ser el yacimiento abierto al público más grande. Lo que si lo diferencia de otros yacimientos es que aquí puedes ver el paso de varias culturas. Vas por ejemplo a Baeloclaudia, un sitio precioso e importantísimo, pero es eminentemente cultura romana. Aquí puedes ver desde cultura púnica, anterior a los romanos, el paso de los romanos, árabes, fortificaciones militares del tiempo de Felipe II, etc. El sitio estratégico por excelencia era Carteia, y eso lo han asimilado todas las culturas que han pasado por aquí. Es el sitio estratégico de la comarca. Desde aquí se controla toda la bahía.

P: ¿Cómo es la reacción de los visitantes?

DSC09163 (FILEminimizer)

R: Todo el mundo que viene se queda maravillado, porque esto es una autentica maravilla. No sólo la riqueza arqueológica o el espejo de la historia que uno puede ver aquí, sino la riqueza natural. Se ha quedado como un enclave natural protegido, donde la vegetación es esplendorosa. Y ese es otro valor que hay que tener en cuenta en Carteia.

“Todo el mundo que viene se queda maravillado”

P: También visitan muchos niños este lugar.

R: Sí, el 40% de las visitas corresponden a escolares y universitarios. El objetivo principal es que esos niños adquieran una conciencia del patrimonio que tienen. Se les da un discurso didáctico para que valoren su patrimonio y aprendan la necesidad de conservarlo. Son ellos los que tienen que trasmitirlo a otras generaciones. Hacerles ver que para que esto siga aquí, para que esa piedra que están viendo hoy mañana siga ahí, no hay nada fácil. Conlleva un trabajo muy grande y ellos tienen que ser partícipe del mismo  y apoyarlo.

P: ¿Cómo es el trabajo de conservación?

R: Es un trabajo arduo, gratificante y anónimo, porque no se firma. Es difícil mantener unas piedras en el mismo lugar durante tanto tiempo. No es restaurar, sino conservar lo que hay, paralizar el daño para que no siga deteriorándose. Restaurar significa devolver la imagen anterior, pero no se trata de eso. Los trabajos que hacemos son de conservación, mantener. Hay ocasiones que para que se entienda bien una cosa hay que añadirle una parte que le falta. Siempre con unos criterios diferenciadores, dejando muy claro lo que se ha intervenido y la parte original. Es duro y complicado, porque tenemos que estar luchando continuamente con la lluvia, el viento, etc. La naturaleza, a veces, te tira el trabajo que has hecho durante mucho tiempo.

“La naturaleza, a veces, te tira el trabajo que has hecho durante mucho tiempo”

DSC09172 (FILEminimizer)P: Continúan las excavaciones, ¿no?

R: Claro, la Universidad Autónoma de Madrid sigue excavando y Carteia es de los pocos sitios en los que se lleva 60 años escavando ininterrumpidamente. Eso ha dado una cantidad de información impresionante, y muchas publicaciones sobre este enclave.

P: ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

R: Yo soy muy exigente conmigo mismo y me gusta hacer bien las cosas. Planifico, proyecto y lo visualizo antes. Luego lo gratificante es ver que se hace lo que has planificado, que eso da sus frutos.

“Carteia es de los pocos sitios en los que se lleva 60 años escavando ininterrumpidamente”

P: ¿Cuántas culturas han pasado por aquí exactamente?

R: Todas las conocidas, desde los fenicios hasta nuestros días. La que más ha dejado huella ha sido la romana. Además, la Carteia actual la fundaron los romanos. Es la primera colonia romana fuera de suelo itálico.

DSC09165 (FILEminimizer)P: ¿Se está viendo afectado el proceso de conservación de Carteia por la crisis?

R: El mantenimiento de todo esto cuesta mucho. Los primeros años que estuvimos aquí fueron los más duros, porque atacamos los daños más fuertes. Teníamos muros totalmente derruidos, las infraestructuras no estaban, todo se fue haciendo poco a poco. Cuando vino la crisis, claro que se notó, pero ya lo gordo estaba hecho. La conservación y el mantenimiento requeriría más medios, pero como en cualquier sitio. Nos acomodamos a lo que tenemos e intentamos hacer todo lo mejor posible y que no repercuta en el servicio público que uno presta.

“Carteia es la primera colonia romana fuera de suelo itálico”

P: El patrocinio de CEPSA ha ayudado mucho a su conservación.

R: Muchísimo. Carteia ha tenido la suerte de contar con este patrocinio. La consejería de Cultura tiene un convenio de colaboración con esta empresa desde 2006. Gracias a éste se han podido hacer cosas bastante importantes, como la señal ética en la autovía, la cartelería explicativa, el trabajo de conservación, de puesta en valor. Sin este patrocinio no se podrían haber hecho este tipo de cosas. Además, este enclave es algo de todos y el Ayuntamiento también colabora en la medida de lo posible. Todos aportan algo dentro de sus posibilidades.

“Carteia ha tenido la suerte de contar con el patrocinio de CEPSA”.

P: ¿Le gusta lo que hacer?

DSC09169 (FILEminimizer)

R: Me encanta. Si el componente vocacional no existiera, las cosas no se harían igual. Es muy importante que te guste lo que haces, primero para sentirte bien contigo mismo, y luego porque las cosas salen mejor. Y a nivel personal, ya que disfrutas con lo que estás haciendo.

“Si el componente vocacional no existiera, las cosas no se harían igual”

P: Sigues viviendo en Puerto Real, vas y vienes a trabajar

R: Sí, llevo así desde 2002. No abandono mi tierra, ni esto tampoco, porque me he enamorado de esta parte. Vivo entre dos bahías, la de Cádiz y Carteia. Entre una y otra me siento bien. Además, no me pesa tanto el viaje.

P: ¿Se podría decir que más que un trabajo, Carteia es una forma de vida para usted?

R: Pues sí, porque me ha empapado tanto que lo siento como una cosa mía. Estoy trabajando en otros sitios, pero mi cabeza y mi corazón están aquí.

 

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.