Juan Molina, retratando San Roque de forma autodidacta a través de su objetivo




Juan Molina posa en la Alameda de San Roque

Juan Molina es un vecino de San Roque Casco de 59 años. Apasionado de la fotografía desde hace casi 30 años, colabora con Sanrópolis y el CD San Roque publicando sus instantáneas en las que plasma los mejores momentos del fútbol sanroqueño.

Muchos no saben que antes de colgarse una cámara, Juan se ha dedicado durante 16 años al mundo de la hostelería. Ha sido cocinero en un restaurante italiano, aunque después encontró su verdadera vocación. Para él, «la fotografía es un arte. Hacer fotos es dibujar con luz», comenta.

Además, Juan es un claro ejemplo del cambio tecnológico. Un cambio, de lo analógico a lo digital, al que se ha tenido que adaptar. «Ahora es muy diferente, con tantos adelantos el mundo de la fotografía ha cambiado muchísimo», afirma.

Juan, que aprendió a disparar de forma autodidacta, guarda sus primeros recuerdos en las fotos que le hacía a su novia cuando era joven. «A partir de ahí me fui aficionando poco a poco», nos cuenta. Con los años, ha hecho muchos reportajes para el Ayuntamiento de San Roque y para algunas cabeceras reconocidas de nuestra comarca. También ha expuesto sus trabajos en Gibraltar, Castellar, Los Barrios o Algeciras, aunque donde realmente se siente más cómodo es en el césped del campo de fútbol.

«Lo que más me gusta es hacer fotos de deportes, especialmente de fútbol», dice. «La temporada pasada empecé a colaborar con el CD San Roque y este año sigo al pie del cañón, tanto en los partidos de casa como en los de fuera. Creo que tienen un gran equipo y un gran entrenador, y seguro que esta temporada dan mucha guerra», afirma.

Para Juan, que también ha publicado muchas fotos artísticas, los rincones más pintorescos de San Roque se encuentran en el casco, en esas calles estrechas, en sus balcones y sus rejas. Carteia y la plaza de toros son otros dos escenarios que le encanta retratar a través de su objetivo.

La fotografía es para él una verdadera afición. El reconocimiento social y la satisfacción de ver publicados sus trabajos es lo que le impulsa a seguir aprendiendo, reciclar sus conocimientos y disparar con la ilusión de quien empieza. Ha participado en maratones fotográficos como los de Mijas o Málaga, donde quedó finalista, y el de Algeciras es su próximo reto.

A Juan también le encanta la música, y en casa tiene muchos instrumentos. Después de un tiempo tocando la guitarra, ahora se ha pasado al bajo. De nuevo de forma autodidacta, igual que con la cámara. Un hombre con unas inquietudes artísticas y culturales que encuentra en estas pasiones su mayor satisfacción.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.