Homenaje, por el día de Santa Rita, a los 14 empleados municipales jubilados en los últimos 12 meses




Los trabajadores homenajeados el día de Santa Rita.

Un total de 14 empleados municipales que se han jubilado en los últimos doce meses han recibido hoy, viernes, en el Palacio de los Gobernadores un homenaje con motivo de la festividad de Santa Rita, patrona de la administración local (que se celebra el próximo lunes). Casi todos han asistido al acto, y han recibido sus correspondientes diplomas y unos obsequios.

Se trata de: Francisco Guerrero Racero, Pedro Tineo Mateo, María del Carmen Palma Castillo, Jesús Cuevas Montes, Dolores Martínez García, Esperanza Cervera Flores, Fernando Domingo Sánchez, Francisco Mateo Ruiz, José Manuel Luque Cobos, Ciriaco Valdivia García, Juan Téllez Aguilera, Rafael Gallego Pérez, Francisca Serrano Torres y Francisca Lara Orrán.

Presidieron el acto el alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, el teniente de alcalde delegado de Recursos Humanos, Oscar Ledesma, y la concejal María Teresa Benítez. Entre los asistentes se contaron varios ediles de la Corporación. Este homenaje se instauró en 2014 años, después de un paréntesis de varios ejercicios tras suspenderse los actos de convivencia que se celebraban en el pasado con motivo de Santa Rita por las dificultades presupuestarias fruto de la crisis económica.

El acto comenzó con un minuto de silencio en memoria de María del Carmen Santillana, conserje del CEIP Maestro Gabriel Arenas, fallecida hace unos días. A continuación tomó la palabra Óscar Ledesma, quien indicó que la historia del municipio, que en estos días cumple 311 años desde su fundación, “no podría entenderse sin el granito de arena que a lo largo de estos tres siglos han aportado generaciones y generaciones de sanroqueños y sanroqueñas, que han dado lo mejor de sí mismos para hacer de San Roque la ciudad que hoy es”.

“El personal del Ayuntamiento -continuó el edil- siempre ha tenido un papel importante, porque se trata de la administración más cercana a nuestros vecinos y vecinas, y no tiene otra finalidad ni objetivo que prestar el mejor servicio público posible”. Para Ledesma, estos trabajadores municipales ahora jubilados “desde los distintos lugares que habéis ocupado, y desde las distintas tareas que habéis tenido encomendadas, habéis sido piezas fundamentales para el buen funcionamiento diario del Ayuntamiento en una ciudad que, por sus peculiaridades, a nadie se le escapa que es compleja por su dispersión geográfica y sus distintas barriadas y núcleos de población”.

Finalizó agradeciéndoles su esfuerzo y dedicación, y añadió que “quiero trasladaros que esto no es un acto de despedida, porque podéis estar seguros de que el Ayuntamiento de San Roque no sólo ha sido, sino que seguirá siendo vuestra casa”.

A continuación se entregaron los diplomas y obsequios a los empleados municipales jubilados, para finalizar con un breve discurso del alcalde. Ruiz Boix señaló que los conocía a todos porque ya lleva catorce años en la Corporación, y con varios de ellos ha compartido trabajo. Apuntó que la mayoría llevan más de cuatro décadas de servicio a los ciudadanos, y les deseó que disfruten muchos años de su jubilación.

Recordó que en los últimos años la plantilla municipal ha disminuido en más de un centenar de personas, a un ritmo de diez a quince anuales, aunque la calidad del servicio es igual de buena que en 2011, cuando el Gobierno Central limitó al mínimo la posibilidad de incorporar nuevo personal a la plantilla del Ayuntamiento. Señaló el primer edil que la mayoría de estas bajas han sido por jubilación, pero también por invalidez permanente e incluso por fallecimiento, como en el caso de la conserje por la que se guardó el minuto de silencio.

“Contar con más de un centenar de trabajadores menos -dijo Ruiz Boix- se nota en la mayor cantidad de trabajo que deben asumir el resto de los empleados municipales. Esta merma sólo se complementa a través de los planes de empleo de Emadesa y de la Junta de Andalucía, pero hay periodos del año en lo que no se cuenta con este refuerzo”.

El regidor sanroqueño les agradeció “el ejemplo que habéis dado”, y recordó que los alcaldes y las corporaciones pasan, pero “los que quedan, permanecen y realizan la tarea son los empleados públicos”. “Os vamos a echar de menos -apuntó-, aunque sólo fuera porque no os vamos a poder sustituir todavía”, aunque no descartó que en un futuro próximo se permita a los ayuntamientos aumentar su plantilla.

Finalizó Ruiz Boix lanzando “un último mensaje” a los 14 jubilados: “Que tengáis la oportunidad de disfrutar de vuestras familias, y de vuestro tiempo libre de forma organizada. Y que compartáis por muchos años con nosotros el futuro de los ciudadanos y ciudadanas de San Roque”.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.