"> Esteban Gallego: “Soy de los que piensan que el cine es mentira” – SANRÓPOLIS

Esteban Gallego: “Soy de los que piensan que el cine es mentira”




El cineasta sanroqueño Esteban Gallego abre las puertas de su despacho a Sanrópolis para compartir con nosotros su amor por el cine. Nació un 16 de julio de 1949 y desde pequeño se enamoró del séptimo arte. Comenzó en los años setenta a hacer sus primeros pinitos con una cámara prestada, y a partir de ahí se embarcó en esta profesión. Desde entonces sigue apostando por el cine de la vieja escuela, utilizando los formatos antiguos, los de toda la vida. Ha realizado obras como ‘Elixir’ o ‘Como un sueño’, esta última dedicadas a su padre. A sus 64 años, y a punto de llegar a su jubilación, organiza varios proyectos cinematográficos como son la Semana Internacional del Cortometraje, la Muestra de Cine Super 8 o El Curso de Iniciación al Cine para Escolares. Además del mundo de las imágenes en movimiento, es amante de la música y la fotografía, tres pasiones a las que no dejará de dedicarse, “en todo caso –bromea- ellas me dejarán a mí”.

Saray Rojas / Sanrópolis

Pregunta: ¿Por qué el cine? ¿Qué le llevo a dedicarse a las imágenes en movimiento?

SONY DSC

Respuesta: Bueno. Desde que tengo uso de razón me gusta el cine. Mis padres me llevaban a ver películas. Recuerdo que la primera vez aquello me sorprendió. Ver imágenes que se movían en una superficie blanca para mí era incomprensible, no lo entendía, pero veía cosas que se movían y me llamaba la atención. Ahora con el paso del tiempo pienso en lo que debieron sentir aquellas personas que vieron por primera vez las imágenes proyectadas ya que desde ese momento hacia atrás las imágenes eran estáticas. Debió de ser como estar viendo magia. De hecho creo que el cine puede definirse como algo mágico.

«Ver imágenes que se movía en una superficie blanca para mí era incomprensible»

P: La idea de llevar el cine a los colegios.

R: Son ya 16 años los que llevo impartiendo este curso. Pienso que San Roque es un pueblo de cine, por su estructura, por su estética. De hecho se rodó una película de Carol Reed, ‘El precio de la muerte’, un director que conseguiría un Oscar con ‘Oliver Twist’. Además tenemos un festival de cine internacional, por qué no llevar el cine a los colegios. En estos cursos pretendo que los niños vean el cine de manera distinta al espectador, que su visión vaya más allá de las imágenes en movimiento. Así les enseño a montar una película, a mover una cámara, los distintos tipos de planos. Además, lo aprenden todo muy rápido, son como esponjas que lo absorben todo. De hecho, los primeros años me quedaba sorprendido. Todo mi miedo era si entenderían lo que yo les iba a explicar y sí, muestran mucho interés porque lo ven como una materia nueva, no las típicas de clases. También, los propios profesores nos han acogido siempre muy bien. Es una gran satisfacción poder enseñar lo que sé a los más pequeños y más aún cuando te enteras, con el tiempo, de que algunos de ellos se han dedicado a estudiar sonido, imagen, dirección artística etc.

“En estos cursos pretendo que los niños vean el cine de manera distinta al espectador»

SONY DSC

P: El Super 8 de vuelta a San Roque. ¿Cómo surge la idea de esta muestra de cine?

R: Sabíamos que había un resurgimiento del formato Super 8, aunque nunca se había abandonado. Ha resurgido por muchos motivos: románticos, o de calidad de la imagen. La gente se ha dado cuenta de que la imagen electrónica no es lo que se esperaba. Así que pensamos en proyectar este tipo de películas en el pueblo, para que todos pudieran disfrutar de una manera diferente de ver cine. Y la verdad es que ha tenido mucha aceptación, llevamos dos ediciones con la que se celebró el pasado mes de septiembre en la que, por cierto, tuvimos muy buenas experiencias. Además, el Super 8 es un formato muy versátil, muy cómodo de filmar. Dispone de pocos minutos, por eso todo tiene que estar muy bien pensado antes de disparar y es eso lo que garantiza la calidad de la historia. Hemos querido llevar esta calidad al pueblo de San Roque. En el vídeo, sin embargo, no ocurre esto, al tener más tiempo no se estructura igual no hay la misma disciplina y así salen las “porquerías” que salen.

P: La Semana Internacional del Cortometraje de San Roque surge en el año 1979. ¿A quién se le ocurre esta idea?

R: Este punto si me lo arrojo a mí. Cuando algo no es idea mía siempre lo digo, pero esta vez sí, fui el alma mater. Surgió dentro de un club. Este grupo con el tiempo se convirtió en el Cine Club Quimera. Entonces se me ocurrió un día organizar un certamen de cine amateur, algo para los amigos. En la primera edición, que se llamaba Certamen de Cine Amateur del Campo de Gibraltar, vinieron cinco o seis películas.

P: La evolución de este certamen con el tiempo.

R: Al principio fue creado a nivel provincial, luego pasó a ser regional, nacional hasta convertirse en internacional. Hoy día recibimos películas de sitios muy dispares, desde EE.UU hasta Taiyuan, pasando por Francia, Alemania o Reino Unido. Es toda una satisfacción. Creo que es muy importante saber y ver qué es lo que hacen otras personas que piensas de distinta formar para aprender cine distinto al nuestro. Esto enriquece mucho. Además, estamos en el calendario internacional. Antes de convocar cada certamen nos llegan correos para preguntar cuando se abre la inscripción, como participar. Por esto los sanroqueños nos tenemos que sentir todos muy orgullosos por esta actividad. Se le podía haber ocurrido a alguien en otro sitio, pero se nos ocurrió a nosotros y creo que ha sido muy beneficioso en todos los sentidos.

“Es muy importante saber y ver qué es lo que hacen otras personas, que piensan de distinta formar»

P: ¿Ficción o realidad?

SONY DSC

R: Soy de los que piensan que el cine es mentira. Debe de contar historias de ficción, aunque cuente historias que hayan sido reales. Hay que darles una pizca de ficción a las películas para que la imaginación vuele. Hoy día las películas quieren hacerlas tan real que al final resultan irreales. Siempre me acuerdo de ‘Peter Pan’, el niño que nunca quiso ser adulto. En el fondo el ser humano, ya de adulto, siempre conserva, aunque sea en lo más profundo, ese poquito de niñez. Creo que el cine debería seguir manteniendo esa esencia. A mi edad, sigo disfrutando con películas de Disney como la ‘Bella Durmiente’ o ‘Pinocho’. El cine te tiene que ilusionar. Y las últimas películas están todas basadas en efectos especiales, no cuentan nada. No digo que sea peor, digo que ha cambiado mucho, aunque sigo prefiriendo un cine que cuente una historia.

“Hay que darles una pizca de ficción a las películas para que la imaginación vuele”

P: Un título de película.

R: Es muy difícil escoger sólo una, yo diría ‘El Séptimo sello’ de Ingmar Bergman o ‘Sed de mal’ de Orson Welles. Por otro lado, hay películas españolas muy buenas como ‘Muerte de un ciclista’ de Juan Antonio Bardem o ‘El Verdugo’ Luis García Berlanga.

P: Si tuviera que titular a San Roque con el nombre de una película, ¿cuál sería?

R: ‘De aquí a la enternidad’. Es un pueblo normal y corriente como otros de España y del mundo, con sus luces y sus sombras, pero tiene una historia que es única. Nace porque otro pueblo se pierde. Nace porque se pierde Gibraltar, de ahí el título de la ciudad, «San Roque donde reside la de Gibraltar». Hubo un poeta que la calificaba como una ciudad alma. Y este pueblo sigue manteniendo su espíritu.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.