Elvira Castilla ve reconocida su labor en los talleres municipales dando nombre a una calle




Reconocimiento junto a sus familiares
La que fuera concejal independiente del Ayuntamiento de San Roque, Elvira Castilla del Pino, ya tiene su calle en San Roque. Familiares y miembros de la Corporación han descubierto esta mañana un monolito con el nombre de la calle. Se reconoce así su labor a la hora de apostar por los talleres municipales. 
Méritos contraídos en los talleres
Méritos contraídos en los talleres

La calle se ubica en la zona alta de El Ejido. Una avenida que hasta ahora no tenía nombre y que se denominaba comúnmente Ejido Alto, que ahora pasa a tener el nombre de la edil que puso en marcha lo que hoy es la Universidad Popular.

Tras descubrir el monolito con el nombre la calle, el alcalde ha destacado precisamente este hecho, que “se trata de una mujer que tuvo la magnífica idea de poner en marcha los Talleres Municipales, lo que hoy es la Universidad Popular”.

Se responde también así a la petición de alumnos del Ies Sierra Almenara que han comprobado que la mayoría de las calles tienen nombre de hombres y un pequeño número, de mujeres, por lo que pidieron una mayor presencia de nombres de mujeres en el callejero de la ciudad.

Las delegadas de las dos clases de tercero de este Instituto hicieron llegar al alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, los resultados de un estudio elaborado por ellos como trabajo en la asignatura de educación para la ciudadanía, en la que se hacía un estadística sobre los nombres de las calles en la zona del Valle del Guadiaro.

Así, de ese estudio se desprendía que de los nombre de las calles de esa zona, un 20 % correspondían a hombres, y tan sólo un 5 % eran nombres de mujeres, principalmente vírgenes.

Es por ello que los alumnos pidieron que las nuevas calles del municipio tengan nombre de mujer, a lo que el alcalde aseguró que “vamos a adoptar las medidas necesarias para invertir esa tendencia, y como primera medida voy a proponer que una avenida del casco se llame Elvira Castilla del Pino”.

Elvira Castilla del Pino, hermana del psiquiatra Carlos Castilla del Pino, falleció en agosto de 2004 a los 85 años de edad en San Roque, localidad de la que fue primera mujer diputada y concejal de Cultura.

Elvira Castilla del Pino, que falleció en su domicilio de la plaza de Andalucía de San Roque mientras pasaba unos días con su familia, destacó por el impulso que dio a la cultura en este municipio mediante la organización de varios archivos, entre ellos el Arqueológico.

Asimismo, fue una luchadora por la disminución de los anglicismos en los carteles de establecimientos públicos en el término municipal sanroqueño, obligando a sus propietarios a que siempre se añadiera el nombre en castellano.

Su último acto público tuvo un año antes, en 2003, cuando recibió una distinción de la Universidad de Cádiz y del Ayuntamiento de San Roque por su colaboración como edil de Cultura al desarrollo de los cursos de verano del municipio.

Elvira Castilla del Pino, que procedía de una familia acomodada sanroqueña, fue una mujer muy sensible con la cultura. Aunque marcada por el asesinato de algunos de sus familiares durante la Guerra Civil, a manos de milicianos de la FAI, evolucionó hacia posiciones progresistas, siendo elegida concejala independiente en la candidatura del PSOE a las elecciones municipales de 1983. Como miembro ya del mismo partido volvió a salir elegida en las celebradas en 1987.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.