El coso sanroqueño, la primera plaza de toros de la provincia de Cádiz





Sin duda, uno de los atractivos turísticos más importantes y emblemáticos de nuestra querida ciudad es la plaza de toros. Un edificio que no pasa desapercibido y que mantiene todos los encantos desde su construcción, a pesar de haber sido restaurada.

De arquitectura neoclásica, el coso sanroqueño fue construido en 1853, por un grupo de accionistas, algunos de ellos eran gibraltareños. Se trata de una de las plazas de toros más antiguas de Andalucía y la primera plaza de toros de la provincia de Cádiz.

Fue inspirada en la Plaza de la Real Maestranza de Ronda, aunque dispone de detalles arquitectónicos únicos, como el hecho de no tener callejón. Cuentan que más que algo hecho a conciencia, se trató de un error de cálculo del arquitecto, que era un maestro de matemáticas local. Al parecer, la plaza debía haberse construido hacía fuera, y lo hicieron hacia dentro.

Así, cuando la mitad del graderío ya está finalizada, se percatan del error, dándose cuenta de que tendría poco espacio para el ruedo. Así decidieron suprimir el tradicional callejón, convirtiéndose este coso en el único que existe sin este elemento.

Primera corrida, en 1853

Cayetano Sanz y Francisco Vilches “Llilly” fueron los dos primeros espadas en torear en la plaza de toros sanroqueña, inaugurando la plaza el 20 de agosto de 1853.

En 1946 Eduardo Liceaga perdía la vida en este coso al haber sido corneado en el muslo. Rápidamente fue transportado al hospital de Algeciras, pero murió en el trayecto. Era hermano de dos toreros mexicanos muy famosos en la época y una semana después tenía previsto tomar la alternativa en La Maestranza de Sevilla.

En la actualidad, siendo propiedad municipal, se sigue utilizando para celebrar corridas de toros, conciertos, para la escuela taurina y, sobre todo, para la suelta del toro del aguardiente.

Una tradición que tiene su origen en 1649, pues se hacía antes de la toma de Gibraltar. En 1852 se celebró la primera Feria Real y fue entonces cuando se recuperó esta fiesta.

San Roque es una ciudad que se caracteriza por su historia y su cultura, su arquitectura y su tradición y el coso sanroqueño, sin duda, encaja a la perfección con la idiosincrasia sanroqueña, formando parte de ella.

1 Comentario en El coso sanroqueño, la primera plaza de toros de la provincia de Cádiz

  1. El toro del aguardiente es vergonzoso. Costumbres crueles medievales que no deben ya existir en pleno siglo XXI y las corridas tampoco. ¿Por qué no hacéis un artículo del teatro que tiene San Roque dedicado a un actor célebre que eso sí que es para enorgullecerse?

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.