El CEIP San Bernardo celebra su Tercer Mercadillo Solidario




La Estación de San Roque ha acogido hoy martes el Tercer Mercadillo Solidario del CEIP San Bernardo. Alumnos y profesores han elaborado una serie de objetos, en su mayoría con material reciclado, que han puesto a la venta para recoger fondos para una entidad social. Este año el importe de las ventas se donará al programa Vacaciones en Paz, destinado a los niños saharauis.

El primer teniente de alcalde y delegado de la Zona Interior, Juan Manuel Ordóñez, ha visitado el mercadillo junto a la concejal de Educación, Belén Jiménez. Ambos felicitaron a la dirección del centro y a la Asociación de Madres y Padres de Alumnos, por poner en marcha esta iniciativa.

Ordóñez destacó que “este AMPA es muy participativa, y es todo un ejemplo no sólo en el municipio, sino en todo el Campo de Gibraltar. Además, hay varios profesores involucrados en este proyecto, y los maestros han hecho un gran trabajo con los niños. Ha sido un gran éxito y esperamos que continue esta tradición, con la que siempre colaboraremos desde el Ayuntamiento”.

Por su parte, Belén Jiménez explicó que “este mercadillo iba a celebrarse la semana pasada alrededor del Día de la Paz, pero se suspendió por el temporal. Hoy el tiempo está siendo fabuloso, y todos los vecinos se han echado a la calle. Quisiera agradecer a la dirección del colegio y al AMPA por su labor, porque cualquier motivo es bueno para organizar actividades en el centro”.

El director del CEIP San Bernardo, Francisco Clotet, apuntó que “es la tercera edición de nuestro Mercadillo Solidario, que se inscribe en el proyecto Escuela Espacio de Paz. En los días previos a la Semana de la Paz, los niños elaboran objetos con los maestros utilizando material de reciclaje principalmente, luego hacemos un mercadillo y donamos el dinero recaudado”.

“En esta ocasión -precisó- irá a facilitar el transporte de los niños saharauis a través del programa Vacaciones en Paz, que tiene lugar todos los veranos. Estas vacaciones, además de mejorar sus condiciones de vida, sirven para que tengan una mejor asistencia médica”.

“Quisiera -dijo el director- agradecer al AMPA, a toda la comunidad educativa y a toda la barriada por este trabajo que cada año beneficia a una asociación distinta. Se trata de educar en valores, que los niños vean cómo su trabajo ayuda a otros niños que desgraciadamente no disfrutan de sus mismas condiciones. Fomentamos así la solidaridad, la cooperación y la empatía”.

Finalmente, la presidenta del AMPA, Rosa Moncayo, indicó que “lo que nació hace tres años como una propuesta, cada año va a más. El primer año se destinó a Por una Sonrisa, luego a Mil Colores y ahora a los niños saharauis. Estamos trabajando para concienciar tanto a los niños como a sus padres”, concluyó.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.