Un carril bici unirá San Roque y el Casino




El Ayuntamiento asumirá la construcción de un carril bici o senda ciclable (compatible para bicis y peatones) entre San Roque Casco y el Casino Admiral a cargo del Plan de Inversiones Financieramente Sostenibles que se pretende llevar a cabo en los años 2017, 2018 y 2019. Se trata de una inversión de casi 1,1 millones de euros, consistente en la adecuación del arcén de la vía de servicio de la Nacional 340 además de la construcción de esta senda en el tramo inicial, donde no existe arcén, y de una pasarela sobre un arroyo.

En el Pleno Ordinario del pasado 27 de abril se aprobó una moción presentada por el Equipo de Gobierno (PSOE y PA), consistente en la modificación del presupuesto municipal para dar cabida a un plan de inversiones de carácter plurianual (2017, 2018 y 2019) en el que, con casi 16 millones de euros procedentes de los remanentes de tesorería de ejercicios anteriores, se puedan financiar quince obras en todo el municipio.

El alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, ha señalado al respecto que “esta senda es una vieja aspiración de los vecinos de San Roque, ya que este camino hasta el casino lo realizan numerosas personas cada día, y creemos que no lo hacen en las condiciones de seguridad que se merecen. Recientemente tuvimos una reunión con los responsables de las demarcaciones de Carreteras de Andalucía Occidental y de Cádiz (Ministerio de Fomento), en la que les transmitimos esta necesidad”.

“El Ayuntamiento -continuó- tiene recursos económicos suficientes para asumir esta obra gracias a la buena gestión de los últimos años, en los que hemos saldado la deuda bancaria que teniamos pendiente. Nos gustaría gastar el superávit obtenido también en mejorar algunos servicios, pero como de momento el Gobierno Central nos obliga a destinar ese dinero a inversiones financieramente sostenibles, hemos elegido una serie de obras que creemos que son de interés general”.

“La seguridad de las decenas de senderistas y ciclistas -añadió el alcalde- que recorren diariamente este camino es de interés general. Además, existe un proyecto que reúne todas las condiciones técnicas y respeta los requisitos legales referentes a las dimensiones de los arcenes. Por eso estamos seguros de que contaremos con el visto bueno del Ministerio de Fomento para ejecutar esta obra”, concluyó Ruizz Boix.

Por su parte, el teniente de alcalde delegado de Urbanismo, Juan Manuel Ordóñez, explicó que “el proyecto actual ha sido modificado respecto al original, que se presentó en 2013, para adecuarnos a las exigencias de Carreteras, si bien hay que señalar que el de entonces también respetaba lo establecido en legislación al respecto. Se han aumentado las medidas de seguridad y también se contempla una pasarela sobre un arroyo. Espero que sea suficiente, porque existe una demanda ciudadana y no podemos arriesgarnos a que cualquier día pase una desgracia cuando tenemos recursos y un proyecto para evitar este peligro”.

El proyecto contempla un carril bici de 3.101 metros de longitud, marcado por el trazado de la vía de servicio de la A-7, pues prácticamente el 80% discurre por el arcen de la carretera, de unos tres metros de ancho. En la actualidad este recorrido se realiza por un número cada vez mayor de peatones y ciclistas, en unas condiciones de seguridad muy deficientes, pues en el primer tramo del recorrido (781 metros) no existe arcén, y en el resto no existe protección ni separación física con la calzada. El presupuesto de esta obra se eleva a 1.091.363,08 euros.

En el proyecto se contempla mantener un arcén mínimo de seguridad y modificar el resto para convertirlo en un camino protegido que pueda ser utilizado como carril bici y/o senda peatonal, a modo de senda ciclable, permitiendo el uso seguro y compartido de peatones y ciclistas. Además, hay que actuar sobre el terreno natural en la zona donde no existe arcén. En dicho tramo se incluye una pasarela de madera de unos 150 metros de largo para pasar un arroyo.

El carril/senda tendría un ancho costante de 2,52 metros, dejando una distancia total de separación entre el carril y la calzada de casi un metro, donde iría el nuevo arcén y la barrera de seguridad, hecha de hormigón. También se recomienda limitar la velocidad de esta vía de servicio entre San Roque y el casino en 40 kilómetros por hora, cuando en la actualidad está limitado a 50 km/h.

El carril/senda tendría un tratamiento superficial de acabado a base de pintura acrílica verde, y contaría también con una valla de madera a modo de protección en el lado del talud.

En el tramo donde no existe arcén habrá además que crear una plataforma sobre la que apoyar el firme, que estará compuesto por una base de zahorra natural de 40 centímetros y una solera de hormigón sobre la que se utilizará el mismo acabado de pintura verde, mientras que se colocará un vallado de madera a cada lado.

En el Pleno Ordinario del pasado mes de abril, el alcalde explicó que la primera fase del plan de inversiones financieramente sostenibles contemplará inversiones por importe de 5 millones de euros más otros tres millones ya comprometidos para la obra en el entorno de la antigua Casa Consistorial. El resto de las obras se realizarían principalmente en el año 2018, aunque también algunas en 2019. Añadió que se trata de obras procedentes tanto de propuestas de vecinos, como de colectivos ciudadanos, otras incluidas en el programa electoral del PSOE y finalmente otras a partir de necesidades planteadas por técnicos municipales.

El punto fue aprobado con los doce votos a favor del Equipo de Gobierno (PSOE y PA), y la abstención de los nueve miembros de la oposición (PP, SRRSP y PIVG).

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.