Carlos Pacheco: «Si San Roque fuera un superhéroe sería un ser con problemas de identidad»




El historietista sanroqueño más internacional, Carlos Pacheco, aprovecha una de sus visita a su San Roque natal para compartir con los lectores de Sanrópolis todas sus experiencias e historias sobre su profesión. Ha dibujado las series de casi todos los grandes personajes de esta cultura, logrando su reconocimiento a nivel mundial. Actualmente trabaja para las editoriales norteamericanas Marvel y DC Cómics, caracterizándose por su estilo elegante, dinamico y limpio, inspirado por artistas como Neal Adamas y John Buscema.

Pregunta: ¿Siempre ha querido ser historietistas? Tengo entendido que estudió Biología.

_DSC6120 (FILEminimizer)Respuesta: Sí. Siempre he querido ser dibujante de cómics, siempre quise hacer historietas y era lo que me gustaba. Sin embargo, era una opción que no era muy viable. En San Roque, en los años 70 decirle a tu padre que quería dibujar cómics en Nueva York. Me habría tomado por imbécil. Pero ni siquiera me lo planteaba. Era algo tan irreal que no contemplaba esa opción. Tenía mi vida al margen de los cómics absolutamente. Cuando terminé la carrera pensé que no quería irme de este mundo sin haber intentado conseguir mi sueño. Así  comencé a mover ciertos hilos y jugar un poco con la suerte y aquí estamos.

P: ¿Cómo fue su primer contacto con el mundo de los superhéroes?

R: Los sanroqueños de 45 años sabrán perfectamente de qué hablo cuando menciono la barbería de “Miguelín”. Miguel tenía una barbería en la esquina de la calle Málaga con la calle La Cruz, justo enfrente de la casa donde nací. Este hombre, para que los niños nos quedáramos quietos, ponía tebeos en la barbería. Allí fue la primera vez que vi un tebeo de superhéroes. Ya era aficionado a los cómics. Pero nunca había visto uno de superhéroes. Me quedé fascinado e inmediatamente fui unos metros más adelante, a la papelería Goya,  a ver si  Mari Carmen tenía cómics de superhéroes. Y ahí fue cuando ya me aficioné del todo.

«Cuando terminé la carrera pensé que no quería irme de este mundo sin haber intentado conseguir mi sueño»

_DSC6118 (FILEminimizer)P: ¿Dibujaba desde entonces?

R: Sí. Veía en televisión películas del Oeste y reproducía a mi manera dibujos. Tendría unos seis años y me divertía de esa forma. No me planteaba dedicarme a eso, simplemente me divertía.

P: ¿Cuál era su personaje favorito en aquellos años?

R: Era muy aficionado a Los Vengadores, Ojo de Halcón… Los que más me gustaban eran Los Vengadores que no tenían colección propia, los que vivían en los tebeos de los propios Vengadores. Daban mucho más juego, tenían más personalidad.

«Era muy aficionado a Los Vengadores»

P: ¿Cómo fueron sus comienzos profesionales?

_DSC6115 (FILEminimizer)R: Fueron muy particulares. Empecé colaborando con la editorial que publicaba los cómics en España, que era Planeta. Después de unos años colaborando pasé directamente a trabajar  con Marvel. Fueron unos tiempos muy emocionantes, porque de repente ves que lo que has soñado toda tu vida toma forma. No te lo puedes creer. Recuerdo la primera vez que me llamaron. Entonces vivía en la calle Herrería. Descolgué el teléfono para hablar con el editor que me llamó y estaba nervioso. Me sudaban las manos. No podía creerme nada. Un sueño que de repente, sin que sepas como, se cumple.

P: ¿Cuál fue la primera serie que dibujó?

R: Lo primero que hice para DC Cómics fue “Flash”. Era un 28 de febrero, Día de Andalucía, y recuerdo aquel tiempo. Ese nerviosismo de no saber si lo que estás haciendo está bien, si a la gente le va a gusta. Todo era una mezcla de emociones positivas y negativas. Esa incertidumbre con la que nos movemos los artistas, esa adrenalina del posible fracaso era muy emocionante.

«De repente ves que con lo que has soñado toda tu vida toma forma»

P: Si cuando empezó a dibujar, le dicen que un chico de un pueblo de Cádiz como es San Roque, terminaría dibujando cómics para una editorial de Nueva York, ¿se creería?

_DSC6129 (FILEminimizer)R: Era tan imposible que ni siquiera lo pensaba. Pero a mí me gusta mucho recordarme a mí mismo. Me siento muy orgulloso del niño que fui. Aquel chico trabajó muchísimo, pasó muchas tardes dibujando, leyendo libros sobre cómo perfeccionar la técnica de dibujo, cómo aprender a dibujar.

P: Carlos Pacheco ha trabajado para las principales editoriales de cómics y en alguno de los títulos de ventas más famosos como Superman, Los Vengadores o Los Cuatro Fantásticos. ¿Cómo se lleva trabajar para los grandes?

R: Es una mezcla entre responsabilidad, pasión, miedo, satisfacción. Una mezcla de todos los sentimientos. Se unen todos los sentimientos que tenía de niño, de trabajar con “amigos”. Y es que  llevas leyendo a esos personajes desde hace tanto tiempo que los conoces, como si fueran gente de toda la vida. Por otro lado, sabes la responsabilidad que supone hacer eso con algo que otra gente está esperando. Si no haces lo correcto  y lo apropiado se van a disgustar, porque están esperando recibirlo con la misma pasión con la que tú lo recibías. Recuerdo que cuando un dibujante no me gustaba lo odiaba. Me había hecho gastar el dinero en algo en lo que no se merecía aparecer. Entonces, toda esa mezcla de sentimientos es lo que te hace querer mejorar cada día.

«Me siento muy orgulloso del  niño que fui»

_DSC6128 (FILEminimizer)P: ¿Con qué personajes se ha sentido más cómodo?

R: Normalmente intento sentirme cómodo con todos. Intento acercar los personajes a mi manera de trabajar y hacerlos cercanos a mí. Mi objetivo es hacer tebeos para el lector que yo fui, y que si recibiese ese cómic me gustase. Intento complacerme a mí mismo. Tarde más o menos, acabo sintiéndome muy cómodo con cada colección. Hasta el punto que cada vez que tengo que dejarla me da cierta pena tener que abandonar a un personaje para encargarme de otro. Siempre es al final cuando mejor te encuentras.

«Me da pena tener que abandonar a un personaje para encargarme de otro»

_DSC6116 (FILEminimizer)P: La revista estadounidense Wizard le nombró autor revelación en 1996 y también ha recibido muchísimos premios significativos. ¿Cuál ha sido el más importante?

R: Bueno, premios ha habido muchos, pero el que más me satisface es llegar a San Roque y tomar una cerveza en el bar del Balti o en el de Rodri y saludar a mis amigos y sentirme sanroqueño y querido por la gente de mi pueblo. Me siento sanroqueño cien por cien. Ese es mi mejor premio, llegar a San Roque y ser sanroqueño. Cuando me hicieron hijo predilecto de San Roque me emocioné muchísimo. Pero por encima del reconocimiento institucional, que lo valoro y lo agradezco. Mi verdadero valor es llegar a San Roque, ir por las calles y saludar a la gente y tener los amigos que siempre has tenido.

«Me siento sanroqueño cien por cien, y ese es mi mejor premio»

P: ¿Qué significa el cómic para Carlos Pacheco?

_DSC6125 (FILEminimizer)R: Para mí lo es todo. Mi pasado, mi presente y espero que siga siendo mi futuro. El cómic es la manera con la que me comunico con el mundo y la forma en la que intento colaborar con el mundo. Es lo que aporto y lo que el mundo piensa que  debo hacer.

P: ¿Cuál es su autor favorito?

R: Tengo muchísimos. Pero siempre he tenido particular predilección por autores muy distintos y diversos. Incluso algunos favoritos míos que no han sido una influencia directa. Por ejemplo, Neal Adams, John Buscema, Carlos Jiménez, Enrique Ventura.

«Siempre he tenido particular predilección por autores muy distintos y diversos»

P: ¿En qué se inspira cuando tiene que dibujar un personaje?

R: En que tengo que terminar. Que quedan muchas viñetas que hacer en cada página y que el editor está esperando. No hay mucho tiempo para la inspiración. Tienes que confiar en tus instintos, leer el guión y soltar todo lo aprendido. Es como el deporte. Un futbolista no puede pensar cuando está jugando, si piensas, lo más probable es que te metan un gol.

P: ¿Qué no puede faltar en un personaje de cómic?

R: Vida. Tiene que ser percibido por el lector como algo vivo. No se trata de que un dibujo esté bien dibujado, sino de que percibas que es una persona, que tiene un lenguaje corporal, que se mueve, que tiene pasiones, sentimientos…

«No hay mucho tiempo para la inspiración. Tienes que confiar en tus instintos, leer el guión y soltar todo lo aprendido»

P: ¿Cree que los superhéroes están siendo bien retratados en el cine?

_DSC6122 (FILEminimizer)R: Nunca he visto la necesidad de que el cómic tenga que ser trasvasado a la pantalla para ser justificado. El cómic es un medio con un valor en sí mismo. No tiene por qué venir apoyado por otro para adquirir valor. Lo que sí me parece es que los superhéroes, cuando son trasvasados a un medio como es el cinematográfico, adquieren una vida en ese medio. Entonces, todo el público que lo ve está viendo películas, no cómics.

P: ¿Se confiesa un adicto del rotulador?

R: Ojalá fuera del rotulador. Hoy en día utilizamos herramientas tecnológicas y técnicas mucho más complejas. Pero sigo necesitando estar en contacto con un rotulador, un boli Bic, materiales que pueda tocar, oler, etc. Porque esa vinculación física de los trabajos con los autores me parece que es necesario que no se pierda.

«Nunca he visto la necesidad de que el cómic tenga que ser trasvasado a la pantalla para ser justificado»

_DSC6119 (FILEminimizer)P: ¿Cómo se lleva ser el dibujante español más internacional de la actualidad?

R: Ya han llegado muchos más, afortunadamente. Pero si que he ido abriendo la vereda por la que han llegado otros. Eso es lo que más me gratifica. Saber que ese camino no sólo me ha servido a mí.

P: Todos llevamos un superhéroe dentro, ¿cuál es el suyo?

R: Me gustaría ser Flash, por ejemplo. Aplicar la supervelocidad a ciertas cosas de mi vida, por ejemplo al trabajo. Poder terminar el trabajo de doce horas diario en una hora y tener el resto del día libre. Eso sería muy grande.

«Me gustaría ser Flash, por ejemplo. Aplicar la supervelocidad a ciertas cosas de mi vida»

P: ¿Ha cambiado mucho la situación del cómic desde que comenzó?

R: Sí. Cuando empecé el cómic se entendía socialmente como un producto exclusivamente infantil. Probablemente porque en aquel tiempo lo era y ha necesitado que los lectores de entonces fuesen creciendo, para que el propio medio creciera también con ellos. Cuando era un niño Spiderman era un personaje conocido por los que lo leíamos. Hoy en día es un icono mundial.

_DSC6114 (FILEminimizer)P: Al margen de la franquicia, tiene su propio tebeo, Arrowsmith ¿en qué momento se encuentra?

R: Estamos ahora mismo encontrando el hueco para poder hacer la segunda serie. Es una creación del guionista estadounidense Kurt Busiek y mío. Por motivos de agenda estamos intentando encontrar el momento para volver a ocuparnos de él. Estamos deseando hacer la segunda serie. Nos hubiera encantada poder terminarla este año, porque se conmemora el centenario de la participación de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial, que es el escenario donde trascurren las aventuras de Fletcher Arrowsmith. Pero ha sido imposible.

«Cuando era un niño Spiderman era un personaje conocido por los que lo leíamos. Hoy en día es un icono mundial»

P: San Roque es un pueblo muy arraigado al cómic, ¿qué opina sobre Mutantes Paseantes? Son veinte años colaborando con esta cultura.

R: Los aficionados que se articulan a través de Mutantes Paseantes tienen un valor importantísimo. Pero también creo que hay que dar las gracias a los distintos delegados de Cultura  que ha habido en San Roque, porque también ellos han apostado por el cómic y han favorecido la realización de actividades. Hasta el punto de tener unas jornadas del cómic en el pueblo, cosa que les honra. Siempre he estimado muchísimo el vínculo que tiene San Roque con la historieta y en particular la asociación Mutantes Paseantes que siempre han trabajado muchísimo por llevar la historieta más allá de la afición.

P: ¿Cuántos  superhéroes hacen falta para cambiar nuestra España?

_DSC6116 (FILEminimizer)R: A España no la cambia nadie y a San Roque menos –bromea-. San Roque está lleno de superhéroes. Recuerdo a un amigo que trabajaba en el Ayuntamiento y me decía “siempre nos dicen que los andaluces somos muy flojos, pero todavía no se ha escapado ningún mozo para hacer la mili”. De una manera o de otra todos somos superhéroes. Esa habilidad que tenemos en Andalucía para hacer el trabajo y después tomarnos la vida con cierta filosofía, hay que ser muy superhéroe para conseguirlo.

«De una manera o de otra todos somos superhéroes»

P: Si San Roque fuera un superhéroe, ¿cómo se lo imagina?

R: Me lo imagino como un ser con muchos problemas de entidad, dificultades para saber quién es. Hay muchas maneras de entender San Roque. Un San Roque de la parte alta del casco urbano que todavía sueña con la recuperación de Gibraltar. Un San Roque de los años 40 que vino de la sierra de Málaga, de trabajadores para los que Gibraltar no era un terreno perdido, sino el lugar donde se ganaban la vida. Un San Roque de gente que nació hijos de uno e hijos de otros, que han vivido al margen de ese vínculo histórico con el Peñon. Muchísimos San Roque. Cada lugar del municipio tiene su personalidad. Es un buen reflejo de España en cierta manera. Es una buena metáfora del país, un lugar donde confluye gente que en principio está obligada a tener que convivir y encontrar lugares comunes de convivencia. Esa metáfora de las distintas partes de San Roque con la propia identidad de pueblo es muy parecida a la que tiene España consigo misma. Una vez a mi compañero de profesión Rafa Marín y a mí nos pidieron crear un superhéroe español para el grupo Planeta. Se llamaba Iberia Inc y precisamente versaba de eso. Entendimos que no podía haber un superhéroe español, tenía que ser un grupo con un personaje de cada región. Si San Roque fuera un superhéroe, o sería esquizofrénico con problemas de identidad o sería un grupo de superhéroes, uno de cada manera que se tiene de entender este municipio.

«Hay muchas formas de entender San Roque»

P: ¿Se siente profeta en su tierra?

_DSC6113 (FILEminimizer)R: Me siento sanroqueño, no pretendo ser profeta. Mi vínculo con San Roque es muy emotivo. Me siento muy honrado de pertenecer a este pueblo. Prefiero llegar y poder tomarme una cerveza con mis amigos de siempre o que el policía me pregunte quién soy, a que me pongan una alfombra roja en el Ayuntamiento por así decirlo.

P: ¿Echa de menos su pueblo?

R: Sí. Vengo muy habitualmente, pero sí se echa de menos. Los lugares, los mapas personales. Y es que cada calle tiene un significado para uno: donde nace tu hijo, donde viven tus padres. Los sentimientos y las emociones que se tienen con el lugar de esa manera, no se tienen en ningún otro sitio.