Antonio Ruiz Benítez, militar criado en San Roque, habla sobre la vinculación entre la Semana Santa y el Ejército




Antonio Ruiz Benítez (Ceuta, 1960 y criado en San Roque). Fotografía: El Confidencial.

Antonio Ruiz Benítez (Ceuta, 1960 y criado en San Roque) es un militar que acaba de ascender a general de División. En el periódico digital El Confidencial ha ofrecido una entrevista en la que habla del papel de los legionarios y la legión en la sociedad española actual y más en concreto en la Semana Santa. El general ha estado muy vinculado a la Semana Santa de San Roque, en la que ha desempeñado diferentes papeles. Reproducimos a continuación algún fragmento de esta entrevista.

Antonio Ruiz Benítez es un activo congregante de la cofradía malagueña. Su crucificado, protector de la Legión, va acompañado cada Jueves Santo con el ‘Novio de la muerte’

Le gusta ver los encierros, la recogida de las procesiones. Antonio Ruiz Benítez (Ceuta, 1960, y criado en San Roque, Cádiz) acaba de ascender a general de División. Su vinculación con el protector de la Legión, el Cristo de la Buena Muerte, el que va acompañado cada Jueves Santo por las calles de Málaga, es intensa. Ha desfilado como teniente al mando de la tropa, ha llevado sobre sus hombros el trono y organizó un par de años los actos del traslado del Cristo, quizás el momento más conocido en toda España de la Semana Santa malagueña.

¿Cuál es su experiencia cofrade?

Aunque nací en Ceuta, mi afecto cofrade es gaditano. Me crié en San Roque y participé en una hermandad en el pueblo. Ya en 1971 salí de nazareno, luego fui capataz, hombre de trono…

¿Cuándo fue hombre de trono?

En la Semana Santa de 1985 y 1986. Fue muy emocionante. Eran hombres de trono con diferentes motivaciones y experiencia. Debajo del varal, lo común es el esfuerzo y la devoción hacia la imagen, pero lo singular es que es muy variado. Hay personas de muy diferentes estratos sociales y está la dificultad de un trono que pesa tanto. Una cofradía está formada por diferentes personas que hacen estación de penitencia de muy diferentes maneras. En Mena, la llevan sobre sus hombros, otros como nazarenos y otros como legionarios que llevan un fusil… Lo importante más allá de la forma es el fondo.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.