Ainhoa y Christian, dos hermanos sanroqueños que ‘nos miman’ en su clínica de estética




Ainhoa y Christian Jiménez Camacho son dos hermanos que regenta, desde hace más de tres años, la clínica de medicina estética Korpobell. Estos sanroqueños recogieron la pasión de su madre y su clínica de estética. Christian estudió osteopatía, mientras que Ainhoa se centra en la estética en una clínica en la que se ofrecen servicios de estética convencional, medicina estética, nutrición, osteopatía y, próximamente, homeopatía.

Ainhoa celebró los tres años desde el nacimiento de Korpobell rememorando los inicios: “Cuando abrimos, hicimos mucha publicidad y el boca a boca funcionó muy bien. Empezó a venir gente de San Roque, pero también de otros puntos de la comarca como La Línea, Algeciras y Gibraltar. Hoy en día el local se nos ha quedado un poco pequeño, y en un par de años esperamos abrir otro en La Línea”. En esta línea, Christian añade que “en los tiempos en los que abrimos era más complicado emprender, pero fue muy buena la acogida y en la actualidad, el trabajo por suerte funciona. Atendemos por citas y tenemos siempre una agenda ajetreada”.

Uno de los puntos fuertes de la clínica Korpobell son los bonos adelgazantes para combinar los tratamientos de estética y nutrición. “Tienen una gran acogida, no solo entre las mujeres sino también entre los hombres, que suponen un 20% de nuestra clientela”, recalca Ainhoa.

Para estos hermanos, la estética en su vida. “Me crie en el gabinete de mi madre y desde bien pequeña sabía que quería dedicarme a esto. Estudié Estética en Málaga y me especialicé en quiromasaje, masaje facial japonés y masaje craneal hindú. Al acabar en Málaga, trabajé durante seis meses en el spa Virgin Active de Brescia (Italia), y posteriormente cursé Nutrición y Dietética en Algeciras. Al terminar mis estudios me lancé con este proyecto, con el que estamos muy satisfechos”, señala Ainhoa. Christian apunta, estudió osteopatía en La Línea. Ahora, un fin de semana al mes acude a Madrid. “Estoy cursando un Máster en Homeopatía. Cuando voy, curso las clases prácticas, exámenes y la resolución de dudas con el tutor. El objetivo es seguir ampliando conocimientos, en esta profesión siempre hay cosas que aprender”.

Ainhoa cuenta que los tratamientos faciales son lo que más le gusta de su trabajo, ya que “es lo más agradable, pues vemos que tiene una evidente recompensa. Es importante tener un momento de desconexión para nosotros mismos y mimarnos un poco”. Y eso es precisamente lo que se ofrece en Korpobell, una clínica que está de aniversario y vela por una mayor calidad de vida de sus clientes. El futuro, además es alentador: “Queremos crecer, y próximamente abrir más clínicas en municipios cercanos”, señala Christian.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.