Carrillada ibérica al limón




Queridos amigos, aquí estoy otra vez para compartir con vosotros uno de los platos que aromatizan mi cocina y que hace que a mis oídos llegue esa frase que a todas las madres nos llena de satisfacción : “Hummm, ¡qué bien huele eso mamá! “. ¿Verdad que con esas apenas seis palabras nos damos por recompensadas?
Esta receta me la enseñó una de las personas que más quiero, y que es mi gran amiga además de mi hermana. Las dos aprendimos de nuestra madre muchas cosas, pero sobre todo a ponerle todo el cariño a lo que hacemos para nuestra familia.
Es un plato que gustará a “grandes ” y ” chicos” por igual, pero tened en cuenta que la carne ha de ser de primera calidad. El éxito está asegurado, ¡buen provecho!

· Pelamos, lavamos y troceamos las verduras.
· Ponemos a calentar la mitad del aceite y hacemos un sofrito pochando primero la cebolla , luego los ajos (recordad que para que no se repitan se les quita la raíz o hebra interior); después el pimiento, la zanahoria y por último el tomate.
· Mientras se hace el sofrito,  ponemos en la olla a presión el resto del aceite y cuando esta caliente añadimos la carillada: rehogando primero a fuego vivo un par de minutos y luego bajando a fuego medio. Dejamos que vaya soltando el jugo removiendo a menudo.
· Apartamos y trituramos el sofrito y lo añadimos a la carne cuando ya ha absorbido el jugo.
· Removemos bien y ponemos el zumo de limón , el laurel , el pimentón y un poco de pimienta.
· Por último desmenuzamos las pastillas de caldo y cubrimos con agua. Tapamos la olla y cuando tenga presión mantenemos durante 20 minutos.
Podemos acompañar con patatas fritas y ensalada. Pero también están buenísimas poniendo patatas troceadas antes de cerrar la olla.
¡Buen provecho!

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.